La Endiablada

Tanto los actuales habitantes de Almonacid como los hijos del pueblo, aquellos que emigraron buscando un futuro mejor y sus descendientes, tienen una cita ineludible con sus raíces, su identidad y sus más profundos sentimientos de pertenencia a una comunidad los primeros días de febrero. Esta fiesta céltica tiene continuidad con las lupercales romanas, celebradas ante XV diem kalendas martias, equivalente al 15 de febrero, festividad en honor a Fauno Luperco, dios de los pastores. Este día, ciertos ciudadanos  elegidos sacrificaban animales y golpeaban con sus pieles a las mujeres que encontraban a su paso, las cuales se consideraban purificadas mediante este acto februatio, propiciando su fecundidad.

Deja un comentario