Mi visión del arte

Apenas se está empezando a comprender la aspiración que sustenta el arte participativo y a examinar sus consecuencias. No debería parecernos raro que un artista nos ayudara a relacionarnos mejor con la muerte, a llevarnos mejor con nuestros hijos o a gestionar mejor los problemas con el dinero. Al fin y al cabo, seguirán orientando sus pasos a buscar la misión subyacente del arte: transformar nuestra manera de experimentar el mundo.

El arte que empieza pareciéndonos ajeno es valioso porque nos presenta ideas y actitudes que no son fáciles de encontrar en nuestro ambiente y que necesitaremos para lograr una interacción completa con nuestra humanidad. En una cultura que hace énfasis en lo secular y en el igualitarismo se pierden ideas esenciales.

 

Deja un comentario