Ángel de la guarda

El poeta noruego: Rolf Jacobsen, escribió un hermoso poema titulado Ángel de la guarda, el cual merece ser leído con tranquilidad y amor.

Soy el ave que golpea tu ventana por la mañana y tu compañero, al que no puedes conocer, las flores que iluminan al ciego.

Soy la cresta de un glaciar que se asoma por los bosques deslumbrante y las voces de latín de las torres de la catedral, el pensamiento que de repente se te presenta al mediodía y te llena de una felicidad singular.

Soy el que has amado hace mucho tiempo.

Te acompaño en tu camino de día y te miro atentamente y pongo mi boca en tu corazón, pero tú no lo sabes.

Soy tu tercer brazo y tu segunda sombra, la blanca, para quien no es tu corazón y jamás puede olvidarte.

 

Mi visión del arte

Apenas se está empezando a comprender la aspiración que sustenta el arte participativo y a examinar sus consecuencias. No debería parecernos raro que un artista nos ayudara a relacionarnos mejor con la muerte, a llevarnos mejor con nuestros hijos o a gestionar mejor los problemas con el dinero. Al fin y al cabo, seguirán orientando sus pasos a buscar la misión subyacente del arte: transformar nuestra manera de experimentar el mundo.

El arte que empieza pareciéndonos ajeno es valioso porque nos presenta ideas y actitudes que no son fáciles de encontrar en nuestro ambiente y que necesitaremos para lograr una interacción completa con nuestra humanidad. En una cultura que hace énfasis en lo secular y en el igualitarismo se pierden ideas esenciales.

 

Escenio

El músico Brian Eno utiliza la palabra «escenio» (scenius) como un modelo de abordar la creatividad de una forma más sana. Según este modelo, las grandes ideas suelen ser producto de un grupo de individuos creativos: artistas, comisarios, teóricos y otros árbitros del gusto que conforman una ecología del talento. Los blogs, las redes sociales, las listas de correo, los grupos de discusión, whatsapp… todo son una misma cosa: escenas virtuales por las que la gente sale a darse un garbeo y hablar de las cosas que le gustan y les interesan.

La Endiablada

Tanto los actuales habitantes de Almonacid como los hijos del pueblo, aquellos que emigraron buscando un futuro mejor y sus descendientes, tienen una cita ineludible con sus raíces, su identidad y sus más profundos sentimientos de pertenencia a una comunidad los primeros días de febrero. Esta fiesta céltica tiene continuidad con las lupercales romanas, celebradas ante XV diem kalendas martias, equivalente al 15 de febrero, festividad en honor a Fauno Luperco, dios de los pastores. Este día, ciertos ciudadanos  elegidos sacrificaban animales y golpeaban con sus pieles a las mujeres que encontraban a su paso, las cuales se consideraban purificadas mediante este acto februatio, propiciando su fecundidad.