Luis Caballero, Cuenca 1960, de corazón idealista y mente escéptica. Cree en la humanidad y tiende a fomentar en su círculo vital más próximo la unidad y no la separación. Ama la diversidad del mundo y no le asustan sus contradicciones, no obstante, aprende que contravenir la ley de su naturaleza y acudir al campo de batalla es sucumbir, pues siempre que el artista sobrepasa sus fronteras y se interpone en el camino del hombre de acción, del poderoso, del hombre de su tiempo, rebaja su propia valía. Al artista no le está permitido tomar partido, su reino es el de la verdad, que siempre está por encima de toda discusión.

Reserva cita conmigo



Cargando ...

Formulario de contacto

contactar