El músico Brian Eno utiliza la palabra “escenio” (scenius) como un modelo de abordar la creatividad de una forma más sana. Según este modelo, las grandes ideas suelen ser producto de un grupo de individuos creativos: artistas, comisarios, teóricos y otros árbitros del gusto que conforman una ecología del talento. Los blogs, las redes sociales, las listas de correo, los grupos de discusión, whatsapp… todo son una misma cosa: escenas virtuales por las que la gente sale a darse un garbeo y hablar de las cosas que le gustan y les interesan.